fbpx

Cómo entrenar si no tengo tiempo

Creo que si ganase un gramo de masa muscular por cada vez que escucho eso de “no tengo tiempo“, estaría ganando concursos de culturismo ahora mismo. Pero cómo no es el caso pues he elegido escribir esta entrada con el fin de que dejemos de decirla. (Cada vez que alguien pronuncia esa excusa, a un entrenador personal le recorre un escalofrío)

Hay una frase que sí me gusta, que es: “tengo tiempo, pero no quiero perderlo” porque soy de las que piensa que para aquello que nos apetece al final encontramos el hueco en nuestra agenda. Si lo aplicamos a la vida saludable y activa, ¿qué razón hay para no cuidarse y no querer sacar tiempo para ello?

Sólo tenemos una vida y un cuerpo, habrá que nutrirlo y cuidarlo ¿no? Personalmente, no entiendo por qué tenemos el concepto de que comer sano, implica más tiempo que comer mal si lo único que cambia son los ingredientes.

via GIPHY

Todas pasamos por etapas en las que tenemos otras obligaciones o prioridades que nos impiden avanzar en ciertas metas más exigentes. Pero si hablamos de un objetivo de salud, la poca disponibilidad de tiempo no tiene por qué ser un problema ya que con 30-45min al día será suficiente. Así que cómo siempre, está en tí decidir si lo conviertes en una excusa.

De hecho, una de las cosas que pregunto en los cuestionarios iniciales en mis asesorías es “¿de cuánto tiempo dispones para entrenar?” para que sea yo la que ajuste el entrenamiento a tus circunstancias (siempre dentro de una lógica claro… va a depender mucho de tu objetivo, de tu punto de partida… etc.)

ALGUNOS CONSEJOS:

Mejor hecho que perfecto

Si me sigues por redes sociales, sabrás que nombro mucho que a veces nos centramos demasiado en buscar la perfección y al final por no hacerlo perfecto no lo hacemos. Pero de verdad, insisto en que para llevar una vida saludable y activa, no hace falta que sea perfecto!

Para este caso en el que tenemos poco tiempo lo perfecto será aquella actividad que te dé tiempo a hacer y se ajuste a esta circunstancia. Siempre será mejor hecho que perfecto. Baila, busca algún vídeo de alguna clase colectiva en internet, haz algún circuito rápido en casa…

El día que tengas más tiempo podrás plantearte un objetivo más ambicioso cómo prepararte para una carrera, apuntarte a clases de bachata o mejorar tu técnica de crol. Pero mientras, no has dejado de cuidarte ni de moverte, porque al fin y al cabo eso es lo que realmente cuenta.

Aumenta tu NEAT

El NEAT es la actividad física que no proviene del ejercicio programado cómo tal, es decir, es la actividad física que realizas al ir al trabajo, subir las escaleras, jugar con los peques de casa o cargar la compra hasta casa y solemos subestimarla, pero puede suponer una cantidad de kcal importante.

Por ello, aunque esto sea algo que tenemos que tener en cuenta siempre y debe ser la base de una vida activa, el NEAT y tu actividad física el resto del día será realmente lo que marque la diferencia si sólo podemos dedicar al entrenamiento 30-45 minutos.

Sentido común vamos… si el día tiene 24h y dedicamos 30 minutos a entrenar, nos siguen quedando 1410 minutos que debemos intentar que no los pasemos sentados en el ordenador.

Los circuitos fullbody y el HIIT son tu crush

Si queremos aprovechar el tiempo al máximo, los circuitos fullbody son una buena opción, ya que conseguiremos activar el mayor número de fibras musculares en el menor tiempo posible. Olvida los ejercicios analíticos y monoarticulares, elige ejercicios globales cómo: sentadillas, peso muerto, dominadas, press de banca, remos, lunges…

El HIIT consiste en un entrenamiento de alta intensidad por intervalos. Explicado de forma sencilla consiste en trabajar con intervalos de tiempo en los que “lo das todo tratando de realizar el mayor número de repeticiones”, descansas y repites varias veces.

Es una forma perfecta de trabajar de forma intensa en poco tiempo. Puede hacerse con ejercicios sencillos o con sprints, por ejemplo. Aquí puedes descargarte 5 ejemplos de circuitos rápidos:

Todos pasamos por etapas en las que tenemos obligaciones u otras prioridades que nos impiden avanzar en ciertos objetivos más ambiciosos. Pero me gustaría animarte a que no dejes que las circunstancias te impidan de cuidarte y llevar una vida activa. Anímate a buscar la forma de hacerlo compatible con tu rutina, que te propongas hacer el deporte que menos te cueste realizar, las recetas que te apetezcan más y el tipo de entrenamiento que se ajuste a tu día a día.

Pero son días, épocas… no dejes que el hecho de estar ocupada te impida dedicarte algunos momentos para tí 💜 ¿de verdad que no puedes sacar 30 minutos?

Lucía.

Deja un comentario